Voté por Susana Villarán para la elecciones municipales 2010; voté por la no revocatoria de la alcaldesa y los cuarenta regidores de la municipalidad de Lima Metropolitana; y siempre quedó claro que la quasi ferviente fidelidad a la actual alcaldesa no empeñaba un apoyo ni un voto a una posible reelección. Por lo mismo, la reelección de Villarán irrita ¿Por qué?


  • Porque Villarán sostuvo que no iba a la reelección; y en la coyuntura presente, las reelecciones tienen connotaciones angurrientas de poder y tufillos de corruptelas camufladas. Lo que es peor, Villarán lo dijo no una sino repetidas veces. Villarán sostiene que ha cambiado de opinión –lo que está en su justo derecho- pero deja abierta ese derecho a todos de cambiar de opinión. Con qué argumento reclamar a otros si faltar a una declaración pública, a la palabra empeñada se trata sólo de cambiar de opinión. 
  • Porque nuevamente se trata de un error político. El grupo de Villarán tiene un historial de malos cálculos políticos que tejen una sombra sobre esta decisión. Cuando debieron aliarse con Perú Posible hicieron ascos (hoy no lo hacen); cuando debieron sólo postular al Congreso decidieron postular a la presidencia con Rodríguez Cuadros (candidato que renunció a los pocos meses); cuando no debieron aliarse con la izquierda más retrógrada, fueron aliados con Patria Roja. El historial de elecciones muestra que todo puede ocurrir, pero postular a la reelección colinda más con el mismo optimismo ingenuo de conseguir la presidencia en el 2006 y 2011, olvidando que las elecciones municipales del 2010 fueron producto de la tacha de Alex Kouri y la campaña mediática de Jaime Bayly. 
  • Porque para postular se apela a un “partido de alquiler” lo que desnuda la debilidad como partido político. Villarán participará en las elecciones a través del movimiento Diálogo Vecinal, el mismo grupo a través del cual Jaime Salinas postuló en el 2002. Perú Posible lo apoya pero no será la plataforma-partido a través del cual Villarán postularía. Se trata más de una alianza estratégica. Perú Posible no postula a Lima sino a 16 distritos donde el “partido” de Villarán no se presentará. 
  • Porque debió buscarse otro candidato. Asumir que Villarán es la única posible candidata, desnuda -una vez más- que todos los partidos y movimientos políticos, viven de figuras y caudillos. Es más, la alianza con Perú Posible ha cerrado la posibilidad de postulación de Juan Sheput, un respetable candidato que apostaba por la institucionalidad buscando postular a la pre-candidatura con lo requerimientos y estatutos establecidos por el partido político. No lo dejaron para favorecer a Villarán. 
  • Porque en la gestión pública, son importantes los resultados y el gasto público. La honestidad y la ética son indispensables pero -lamentablemente- no resisten el tiempo, sobretodo en una población históricamente narcotizada por el valor de las obras.  
  • ¿Significa que no se debe votar por Villarán? No necesariamente. Las elecciones terminarán por definirse por dicotomía entre Castañeda (49% de preferencia) y quien se ubique como principal oponente. Y es eso, la última encrucijada que irrita: Tener que votar por Villarán porque queremos evitar a Castañeda. Quienes se empeñan por atacar a Villarán en la campaña, tanto un temor a su candidatura cometen un error de estrategia. Contra quien se deben posicionar, no es contra la actual alcalde sino contra el principal candidato.

Posted by Cerdas Travesías on

0 comments

Post a Comment

Opiniones pasadas

Cerdopolis

My photo
Blog donde se ofrece una mirada sobre temas politicos y sociales del Peru y Latinoamerica. Además Se relatan costumbres y aventuras vividas por el mundo, incluido un registro fotográfico del mismo.

Translate

Recomendados


Abrir en una nueva ventana