Los peruanos estaban celebrando fiestas patrias un 28 de julio de 1914, cuando el imperio Austro-Húngaro decidió declarar la guerra a Serbia dando inicio a la que se llamaría luego la Primera Guerra Mundial. Han pasado 100 años desde entonces y el trágico episodio de la historia del planeta queda en nuestro país casi desapercibido debido a los mensajes presidenciales, desfiles militares y ferias patrióticas.

La primera guerra mundial tuvo impactos tremendos. Para entender el poder devastador de la guerra, suponga que todos los habitantes de Lima metropolitana en el lapso de cuatro años murieran completamente, si todos desde Ancón hasta Pucusana incluyendo San Isidro y el populoso San Juan de Lurigancho, todos abatidos. Se calcula que durante la guerra, cada día morían alrededor de 6 mil personas víctimas de los disparos y bombardeos. En esta guerra, se dio la Batalla de Somme, quizás una de las batallas más largas y sangrientas con cerca de un millón de bajas de los cuales diez mil fueron en la primera hora de enfrentamientos; episodio que si está por la feria del libro FIL, la puede encontrar narrada en cómic como material inédito de Joe Sacco.

Al final de la guerra, el mapa de Europa quedó reconfigurada con la desaparición de los imperios alemanes, austro-húngaros, ruso y otomano; de hecho, aparecieron nuevos países como Yugoslavia, Turquía o Checoslovaquia. La guerra también fue la cuna de odios y venganzas que anidaron el fascismo y nazismo, es decir el inicio de una vorágine mayor del terror.

Por aquel entonces en el Perú -no debería sorprendernos- estaba bajo el poder de Oscar Benavides a través de -no podía ser de otra forma- un golpe de estado infringido a Billinghurst, dado un supuesto intento de cerrar el congreso de amplia mayoría opositora. Aquel 29 de julio, los peruanos despertaron de la resaca patriotera con curiosidad por aquellas noticias que empezaban a llegar desde Europa; curiosidad que en las semanas siguientes se convertiría en miedo ante el escalamiento de la guerra; muchos decidieron retirar sus ahorros de los bancos, creando zozobra en la economía peruana. Benavides no tuvo mejor idea que empezar la emisión inorgánica de billetes, lo cual provocó la renuncia de Ministro de Hacienda Francisco Tudela y Varela, abuelo del actual Francisco Tudela (especialista en temas internacionales, recordado por ser vicepresidente de Fujimori y rehen en la toma de la embajada de Japón) .

Sin embargo, con los años, el país se vio beneficiado con la bonanza de las exportaciones de materia prima en medio de una guerra que provocaba escasez en el viejo continente. Hasta que infortunio sucedió. El Imperio Alemán había declarado el 4 de febrero de 1917 que atacaría toda embarcación de país neutral que llevase abastecimiento a un país de la Triple Entente: Francia, Reino Unido o Rusia. Al día siguiente, el buque peruano Lorton -que se encontraba en aguas españolas llevando salitre- fue hundido. En Cancillería se encontraba ahora Francisco Tudela y Videla (si, el mismo, el abuelo del actual Francisco Tudela, especislista bla bla bla...). Ante el reclamo de la cancillería peruana por una indemnización y desagravio a la bandera peruana, el imperio alemán alegó que el capitán era gringo, que el salitre servía para explosivos y que el barco llevaba registro británico. El Perú argumentó que el capitán estaba nacionalizado, que el barco era peruano aunque no registrado y el salitre estaba destinado para abono. Las negociaciones no avanzaron por lo que a finales de 1918, Tudela y Videla solicitó al Congreso romper relaciones diplomáticas con el Imperio Alemán. Aclare: Perú no declaró la guerra al Imperio Alemán, como en algún medio periodístico he leído. Lo que si hizo, fue tomar posesión de diez buques alemanes anclados en el Callao en el mes de junio, acuartelando a 177 marineros y 43 oficiales. Perú era parte de la primera guerra mundial.

El 11 de noviembre de 1918 terminaba la guerra. Poco antes, el Imperio Otomano -aliado de los alemanes- estaba siendo derrotado en el medio oriente. Reino Unido había tomado posesión de Bagdag y Jerusalén. Desde entonces, el mapa de ocupación de lo que actualmente es Israel y Palestina estaría bajo dominio británico. Allí en 1917, Balfour manifestaría formalmente la posición británica a favor de constituir un territorio judío en la zona palestina, en medio de negociaciones interesadas con el sionismo para conseguir financiamiento bélico en plena primera guerra mundial. Allí se comenzó a gestar el conflicto actual Israel-Palestina que al presente desangra la Franja de Gaza.

De todos los alemanes capturados por el Perú en los diez buques anclados en el Callao, 16 decidieron quedarse a vivir en nuestro país. Hermann Leopold fue uno de ellos. Tenía apenas 15 años cuando el gobierno peruano expropió el buque alemán Rakhotis. Alemania había sido arrasada. Había perdido a su padre y hermanos en la guerra; estaba casi preso en el Perú y las noticias que llegaban de Alemania eran desalentadoras. Decidió entonces quedarse a vivir, se caso con una peruana, se hizo una familia, se hizo chalaco...








0 comments

Post a Comment

Opiniones pasadas

Cerdopolis

My photo
Blog donde se ofrece una mirada sobre temas politicos y sociales del Peru y Latinoamerica. Además Se relatan costumbres y aventuras vividas por el mundo, incluido un registro fotográfico del mismo.

Translate

Recomendados


Abrir en una nueva ventana